Abandonado por Trump, Mo Brooks ahora está abierto a testificar sobre el 6 de enero

Aguijoneado por su rotunda derrota en la segunda vuelta republicana de Alabama para el Senado el martes y el desaire del expresidente Donald J. Trump, el representante Mo Brooks ahora parece estar dispuesto a testificar como parte de la investigación del 6 de enero.

El Sr. Brooks señaló el miércoles que cumpliría con una citación inminente del comité bipartidista de la Cámara que dirige la investigación sobre el ataque al Capitolio, pero solo bajo ciertas condiciones.

Sus comentarios a los medios, informados por CNN el miércoles, se produjeron un día después de que perdió una amarga segunda vuelta ante Katie Britt. Trump retiró su respaldo a Brooks en marzo cuando comenzó a caer en las encuestas y brindó su apoyo a Britt en las últimas semanas de la campaña.

El Sr. Brooks lamentó su pérdida y le dijo a un reportero de Politico que el “los malos ganaron.”

Él basó su voluntad de testificar ante el comité de la Cámara en poder hacerlo “en público para que el público pueda verlo, para que no se filtren fragmentos”, dijo Brooks, según CNN.

El congresista agregó que solo testificaría sobre asuntos relacionados con el 6 de enero de 2021 y que quería ver copias de documentos sobre los que se le podría preguntar de antemano, informó la red.

Brooks no estuvo disponible para una entrevista el jueves y su oficina se negó a dar más detalles sobre sus comentarios.

Brooks, un republicano de extrema derecha y alguna vez un feroz aliado de Trump a quien el expresidente acusó de “despertar”, ha sido objeto de un intenso escrutinio por sus acciones antes de la violencia del 6 de enero.

Vestido con chaleco antibalas en un mitin antes del asedio, Brooks exhortó a los partidarios de Trump que niegan las elecciones a que comiencen a “patear traseros”.

Pero a partir del miércoles, el representante Bennie G. Thompson, demócrata de Mississippi y jefe del comité del 6 de enero, reconoció que Brooks aún no había recibido una citación. El Sr. Thompson dijo que los servidores de proceso en Washington no habían podido localizar al Sr. Brooks porque había estado haciendo campaña en Alabama.

La revelación del Sr. Brooks de que podría cooperar hasta cierto punto con la investigación del 6 de enero fue recibida con desdén y burla en las redes sociales por parte de algunos de los partidarios de Trump, quienes lo caracterizaron como un traidor.

El distanciamiento entre el ahora cojo congresista y el expresidente ha sido impresionante.

Al retirar su respaldo, Trump criticó a Brooks por los comentarios que hizo en un mitin el verano pasado, cuando Brooks instó a los partidarios de Trump a ir más allá de las elecciones de 2020. Sin embargo, incluso después del humillante desaire, Brooks siguió aferrándose a las falsedades de Trump sobre el fraude electoral.

Brooks perdió la segunda vuelta por 25 puntos porcentuales frente a Britt, abogada y ex jefa de gabinete del senador Richard Shelby, un republicano que se jubila a fin de año.

Desde entonces, el Sr. Brooks ha dicho que se retirará de la política, pero no se va en silencio.

“Los votantes han hablado, pero no han hablado sabiamente”, expresó Brooks en su reunión de la noche de las elecciones en Huntsville, Alabama.

Deborah Storey contribuyó con este reportaje desde Huntsville.