Atrapados por las fuerzas rusas, los ucranianos esperaron un mes en un sótano

YAHIDNE, Ucrania — Más de dos meses después de que los residentes de Yahidne derribaran a patadas la puerta del sótano donde el ejército ruso los había retenido como rehenes, la aldea está siendo reconstruida, pero los recuerdos siguen frescos y profundamente dolorosos.

El 3 de marzo, ocho días después de que comenzara la invasión a gran escala, las fuerzas rusas invadieron Yahidne, un pueblo en la carretera principal al norte de la capital de Ucrania, Kyiv. Durante casi un mes, hasta el 31 de marzo, cuando las tropas ucranianas liberaron la ciudad, más de 300 personas, 77 de ellas niños, fueron encarceladas en varios cuartos en el húmedo sótano de la escuela del pueblo, un escudo humano para las tropas rusas allí asentadas. Diez de los cautivos murieron. Entre los detenidos en el interior había un bebé y un hombre de 93 años, dijeron los fiscales ucranianos.

“Este es nuestro campo de concentración”, dijo Oleh Turash, de 54 años, uno de los encarcelados, que ayudó a enterrar a las personas que perecieron allí. Durante la mayor parte del tiempo prácticamente no había luz. A pesar del gélido clima invernal, dijo, la gente estaba tan apretada que el calor de su cuerpo era todo lo que necesitaban.

Pero nunca hubo suficiente oxígeno para respirar con normalidad, lo que provocó que algunas personas se desmayaran y otras, principalmente las mayores, sufrieran alucinaciones. “Comenzaban a balbucear sobre la necesidad de sembrar papas y otras cosas que no podían hacer”, dijo Ivan Petrovich, el conserje de la escuela.

Turash, de 54 años, dormía en la habitación más grande. Tenía la única fuente de aire, un pequeño agujero que la gente misma hizo, dijo Petrovich. Había un balde al otro lado de la habitación, un baño improvisado para niños y otros que no podían esperar hasta la mañana, cuando había esperanza de que los soldados rusos dejaran salir a la gente para usar los baños regulares.

Un registro en la puerta de la habitación más grande señaló que allí se habían alojado 136 personas, nueve de ellas niños. Originalmente, el número había sido 139, pero se eliminó para reflejar tres muertes, dijo Turash.

“Tres personas murieron a mi alrededor”, dijo su madre, Valentyna, de 73 años. Se había roto el brazo derecho al bajar las escaleras al sótano, pero no recibió tratamiento médico. Su muñeca todavía está hinchada tres meses después.

“Todavía tengo mucho dolor y no puedo usar mis dedos tan bien como solía hacerlo”, dijo.

Dijo que la habitación en la que estaba estaba tan llena que no había espacio para que ella se moviera.

“Pasé 30 días así, casi sin moverme”, dijo, poniéndose en cuclillas cerca del suelo. “Dos veces perdí el conocimiento por la falta de oxígeno, pero mi hijo golpeó la puerta para sacarme. Gracias a Dios sobreviví”.

El Sr. Petrovich y el Sr. Turash trajeron crayones para que los niños dibujaran. En el interior, dibujaron un mural en la pared compuesto por banderas ucranianas, corazones, soles y mariposas. En la parte superior, un niño había escrito: “¡¡No a la guerra!!!”

En una habitación más pequeña, de unos 25 por 10 pies, había otro recuento de cadáveres modificado: 22 personas, incluidos cinco niños, habían sido escritas a lápiz. Alguien que escribía con crayón azul marino había cambiado el número a 18.

En una pared había un recuento de los muertos y la fecha en que habían muerto. Un hombre, Anatoly Shevchenko, tenía un signo de interrogación junto a su nombre. Su destino sigue siendo un misterio.

Cada pocos días, si los cautivos tenían suerte, los rusos les daban permiso para llevar los cuerpos a la sala de calderas de la escuela, normalmente varios a la vez.

Allí era también donde conseguían su agua potable.

Los hombres pasaban por una abertura y bajaban por una escalera hasta una línea de alcantarillado, donde iban a buscar el agua que se usaba normalmente para el sistema de calefacción de la escuela.

Una vez que conseguían el agua, la hervían sobre la llama abierta que solían cocinar, cuando se les permitía.

“Imagínese, había cadáveres aquí en esta mesa”, dijo Turash. “Y justo al lado de los cadáveres, estábamos hirviendo el agua que bebíamos”.

En un momento, los soldados rusos reclutaron al Sr. Turash y otros para cavar un pozo de al menos 10 pies de profundidad al lado de la sala de calderas.

“Pensé que estaba cavando mi propia tumba”, dijo.

En cambio, los rusos eventualmente instalaron un generador allí.

Aproximadamente cada semana, después de algunas negociaciones, los soldados le otorgaban permiso al Sr. Turash para enterrar al difunto afuera en una fosa común. Lo acompañaron, como todos los aldeanos que obtuvieron permiso para salir del sótano, con sus Kalashnikov en alto. Los residentes pudieron obtener suministros de alimentos intermitentes e inconsistentes bajo la vigilancia de los soldados.

Afuera, la escuela estaba rodeada de posiciones de tanques rusos. Los soldados habían talado árboles del bosque detrás de la escuela y cavado trincheras para sí mismos, robando alfombras de las casas de la gente para ponerlas dentro de las viviendas de barro. El Sr. Turash reconoció sus propias botas en los pies de un soldado.

Los ocupantes dijeron a algunos de los residentes que había planes para llevarlos a Rusia. “Nos dijeron: ‘Los hombres irán a Tyumen a trabajar en la producción de madera y las mujeres serán enviadas a otra parte de Rusia a trabajar limpiando pescado’”, dijo Ekaterina Balanovych, refiriéndose a una ciudad en el oeste de Siberia.

El 30 de marzo, cuando las fuerzas rusas comenzaron a retirarse del norte, los soldados encerraron a todos adentro, echaron el cerrojo a la puerta y les ordenaron que no se fueran.

Esa noche, los aldeanos derribaron la puerta y rápidamente se dieron cuenta de que los rusos se habían ido. Pero podían escuchar fuertes combates cerca, y la mayoría permaneció adentro, esperando ser rescatados.

Pero encontraron un teléfono viejo, dijo Balanovych, y alguien pudo comunicarse con una de las tropas ucranianas.

“Cuando llegaron nuestros niños, estábamos muy felices, los abrazamos y lloramos”, dijo. “Trajeron pan. No habíamos visto una miga de pan en un mes”.

Sin embargo, más de dos meses después, Yahidne está lejos de volver a la normalidad. La escuela está gravemente dañada, quizás sin posibilidad de reparación. Los tanques y vehículos blindados destrozados han sido remolcados, pero aún quedan evidencias de la ocupación: viviendas subterráneas, incendios extinguidos recientemente y las pertenencias dispersas de quienes se vieron obligados a vivir en el sótano.

Algunos, como el Sr. Petrovich, parecen estar sufriendo depresión o alguna forma de PTSD. “Después de dos meses, todavía estamos en estado de shock”, dijo. “Todavía hay mucho trabajo por hacer en casa, pero no puedes levantar la mano. Eso da miedo.”

Aún queda mucha limpieza por hacer. “No hay una sola casa aquí donde no haya un tanque o un vehículo blindado de transporte de personal”, dijo Valentyna Sezonenko, de 75 años, quien encontró artefactos explosivos parcialmente sin detonar en el camino frente a su casa. Las casas al otro lado de la calle y al lado habían sido arrasadas.

En una calle al lado del destruido salón de actos del pueblo, voluntarios de la capital ponían techos nuevos en edificios de apartamentos. Un proyectil de una munición en racimo yacía cerca.

“Me duele el alma”, dijo Nina Shish, quien logró huir de Yahidne horas antes de que fuera ocupado solo para quedar atrapada en un sótano por los rusos en un pueblo vecino.

Tan pronto como regresó a Yahidne, fue a ver la escuela local, donde había trabajado y donde su nieta había estado en el jardín de infantes.

“No tengo palabras para mi dolor, la escuela era tan hermosa antes”, dijo. “Ahora, los estudiantes ya no aprenderán allí”.

Llevó a casa un puesto de plantas con una planta araña y lo puso en el pasillo de su edificio como recuerdo.

El miércoles, el fiscal jefe de Ucrania anunció ocho nuevos casos de crímenes de guerra, incluido uno contra nueve soldados rusos acusados ​​de aterrorizar a Yahidne.

“Desafortunadamente, estas personas no se encuentran aquí físicamente y vamos a un juicio en ausencia, pero es muy importante para nosotros, para la justicia ucraniana, para las víctimas y sus familiares tener este proceso legal”, dijo el fiscal general. Irina Venediktova, escribió en Facebook el miércoles.

Mientras Rusia niega que sus soldados hayan cometido crímenes de guerra, Ucrania ya ha condenado a tres soldados por delitos relacionados. La mayoría de los soldados nombrados por la Sra. Venediktova provienen de Tuva, una provincia remota en el sureste de Siberia.

En la calle que los lugareños llaman Cuarta Calle, Ludmila Shevchenko estaba cuidando su jardín. Ya había enterrado a un hijo, Vitaliy, de 53 años, a quien los rusos dispararon en los primeros días de la ocupación.

Y estaba preocupada por su otro hijo, Anatoly, el hombre con el signo de interrogación junto a su nombre en la lista del sótano.

“No sé si está vivo o muerto”, dijo, apoyándose contra las marcas de viruela de la casa dañada.

“No sé si el comandante será juzgado”, dijo. “Pero quiero preguntarle: ‘¿Dónde está mi hijo, Anatoly Shevchenko?’”.

Evelina Riabenko contribuyó con este reportaje.