Biden enfrenta escepticismo en Cumbre de las Américas

LOS ÁNGELES — El presidente Biden prometió el jueves un nuevo liderazgo agresivo para enfrentar la desesperación económica y la migración masiva en América Latina, pero su promesa fue recibida con escepticismo por parte de los líderes de la región, quienes dijeron que Estados Unidos está haciendo muy poco para enfrentar el sombrío momento. de una crisis mundial.

En un discurso ante los líderes reunidos en la novena Cumbre de las Américas, el Sr. Biden instó a los asistentes a unirse en torno a compromisos concretos para hacer frente a la pobreza, la corrupción, la violencia y el cambio climático. Prometió demostrar la “inversión duradera de Estados Unidos en nuestro futuro compartido”.

“No hay motivo por el cual el Hemisferio Occidental no pueda ser la región más progresista, más democrática, más próspera, más pacífica y más segura del mundo”, dijo el presidente en la reunión.

Pero algunos de los homólogos de Biden vieron lo que llamó “diplomacia fuerte y constructiva” con menos optimismo.

Un boicot a la cumbre por parte de los líderes de varias naciones latinoamericanas, incluido México, una potencia regional, siguió socavando la reunión organizada por Estados Unidos.

El Sr. Biden esperaba reunir a los líderes del hemisferio como una muestra de la fuerza estadounidense y la unidad de propósito. En cambio, su negativa a invitar a varios líderes autoritarios provocó que los líderes de México, Guatemala, Honduras, Bolivia y El Salvador se negaran a asistir.

Johnny Briceño, el primer ministro de Belice, reprendió públicamente al Sr. Biden en un discurso notable momentos después de que el presidente abandonara el atril. Briceño dijo que era “inexcusable” que Estados Unidos hubiera impedido que Cuba y Venezuela asistieran a la cumbre, una decisión que provocó el boicot de cuatro países.

“En este momento tan crítico, cuando el futuro de nuestro hemisferio está en juego, estamos divididos”, dijo. “Y por eso la Cumbre de las Américas debió ser inclusiva”.

El presidente Alberto Fernández de Argentina también arremetió contra Estados Unidos y pidió un cambio en las reglas que permitían a Biden, como anfitrión de la cumbre, decidir quién era invitado a la reunión.

“Definitivamente hubiéramos deseado una Cumbre de las Américas diferente”, dijo. “El silencio de los ausentes nos llama”.

Los Ángeles, la segunda ciudad más grande del país, se transformó en un importante escenario geopolítico esta semana cuando Biden convocó la cumbre, que se lleva a cabo aproximadamente cada tres años y reúne a representantes de países del hemisferio occidental.

El Sr. Biden dijo que Estados Unidos y los países latinoamericanos anunciarán el viernes una “Declaración de Los Ángeles sobre Migración y Protección” conjunta, describiéndola como “un nuevo enfoque transformador para invertir en la región y soluciones que abarquen la estabilidad”. Se espera que la declaración incluya a España y Canadá, además de los países latinoamericanos.

Contendrá cuatro pilares: estabilización y asistencia a los países que acogen a los migrantes; nuevas vías legales para los trabajadores extranjeros; un enfoque conjunto de la protección de fronteras, incluida la lucha contra las redes de contrabando; y una respuesta coordinada a flujos históricos a través de la frontera entre Estados Unidos y México.

Pero los líderes de Colombia y Ecuador, que recientemente anunciaron programas separados para proporcionar estatus legal temporal a hasta tres millones de venezolanos, dijeron que necesitaban más inversión estadounidense y mejores términos comerciales para ayudar a sus economías a absorber a los recién llegados.

Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta y ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, le dijo a EqPlayers que la administración de Biden debería hacer más para otorgar préstamos a las empresas colombianas. Dijo que la migración a Estados Unidos “se puede frenar con inversiones que generen empleo en cada país”.

La administración Biden ha anunciado $ 1.9 mil millones en promesas de empresas para invertir en América Latina. Pero el presidente Iván Duque de Colombia dijo que se ha entregado menos del 30 por ciento del dinero que la comunidad internacional prometió el año pasado para ayudar a su gobierno a integrar a los migrantes venezolanos.

“Necesitamos igualar las promesas con los desembolsos”, dijo Duque.

Alrededor de seis millones de venezolanos desplazados han huido de la agitación económica y política de su país de origen en los últimos cinco años, a Colombia, Perú y Ecuador, entre otros países. Los centroamericanos que enfrentan la violencia de las pandillas y el cambio climático han buscado nuevos comienzos en México y en los Estados Unidos. Cientos de miles de nicaragüenses que han sido blanco de la represión de la disidencia se han mudado a Costa Rica, donde alrededor del 10 por ciento de la población son refugiados.

Los agentes de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. encuentran entre 7000 y 8000 personas cada día después de cruzar la frontera sur hacia Estados Unidos. Incluyen números récord de inmigrantes de Cuba, donde las dificultades económicas han causado escasez de alimentos. Los haitianos que huyen de la anarquía y la falta de oportunidades en su país de origen también han estado llegando por tierra y mar.

Antes de la cumbre, la administración de Biden se apresuró a evitar la vergüenza de un boicot por parte de líderes clave, solo para encontrar que sus propuestas fueron rechazadas.

Los funcionarios estadounidenses pasaron semanas negociando con el gobierno mexicano, tratando de encontrar una manera de atraer al presidente Andrés Manuel López Obrador a la reunión en Los Ángeles. La vicepresidenta Kamala Harris llamó a la líder de Honduras para convencerla de que viniera. Se enviaron ayudantes de alto nivel para tratar de influir en los líderes de El Salvador y Guatemala.

Nada funcionó. Los jefes de estado de los cuatro países se negaron a asistir a la reunión, un golpe para Biden en un momento en que buscaba proyectar unidad y propósito común en todo el hemisferio occidental.

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, ni siquiera se comunicó por teléfono con el secretario de Estado, Antony J. Blinken, según cuatro personas familiarizadas con el alcance que no estaban autorizadas para hablar en público.

Las ausencias han arrojado dudas sobre la relevancia de una cumbre que pretendía demostrar la cooperación entre vecinos, pero que en cambio ha transmitido en voz alta las divisiones en una región que está cada vez más dispuesta a desafiar el liderazgo estadounidense.

“Muestra las profundas divisiones en el continente”, dijo Martha Bárcena, exembajadora de México en Estados Unidos. Los líderes que decidieron no asistir, dijo Bárcena, están “desafiando la influencia de Estados Unidos, porque la influencia de Estados Unidos ha ido disminuyendo en el continente”.

Al cerrar la primera sesión de trabajo el jueves, Biden reconoció la ruptura.

“A pesar de algunos de los desacuerdos relacionados con la participación, en los asuntos sustantivos, lo que escuché fue casi uniformidad”, dijo, casi suplicando a sus homólogos de otros países.

Natalie Kitroeff y María Abi-Habib y Soumya Karlamangla reportaje contribuido.