De Santo Domingo a las Finales de la NBA, Al Horford está en casa

BOSTON — Cuando Al Horford tenía 14 años, se mudó de la República Dominicana, donde había sido criado por su madre en Santo Domingo, a Michigan, donde vivían su padre y cuatro de sus medio hermanos.

“Eso fue simplemente increíble”, dijo Anna Horford, de 29 años, la media hermana de Al. “Él ayudó a criarnos”.

Cuidó a sus hermanos y ellos jugaban béisbol, voleibol o baloncesto en el patio trasero. Anna recordó que Al se saltaba las fiestas de la escuela secundaria para quedarse con ellos.

Cuando tenían la edad suficiente para ir a las fiestas ellos mismos, él les aconsejaba, instándolos a estar seguros y llamarlo si necesitaban un aventón.

“Él siempre ha asumido un papel más parecido al de un padre”, dijo Anna. “Es unos seis años mayor que el siguiente niño mayor de Horford. Siempre ha sido mayor, y siempre ha liderado el camino de alguna manera. Creo que es lo mismo con los Celtics”.

Ella agregó: “Bromeo diciendo que él es como el padre del equipo de los Celtics. Porque él siempre pone a los muchachos en línea, o cuando habla, realmente se aseguran de escuchar, prestar atención y respetarlo”.

Al comienzo de esta temporada, Al Horford, de 36 años, era el único jugador de los Celtics de 30 años. El grupo principal de Boston incluye a tres veinteañeros, Jayson Tatum, Jaylen Brown y Marcus Smart, que recién comenzaban su carrera en la NBA hace seis años cuando Horford se convirtió por primera vez en un Celtic.

Dejó Boston brevemente antes de regresar esta temporada y ha brindado liderazgo veterano y estabilidad a un equipo de los Celtics que, por lo demás, es joven. Su presencia y su juego han ayudado a Boston a impulsar el campeonato número 18 de la franquicia.

“Son diferentes, han crecido, son mucho mejores”, dijo Horford sobre Tatum, Brown y Smart. “Este es un poco su equipo. Este es su momento, ¿sabes? Y estoy feliz de ser parte de eso ahora”.

Cuando Boston aseguró el campeonato de la Conferencia Este con una victoria en el Juego 7 sobre el Miami Heat, Horford se convirtió en el primer jugador dominicano en llegar a la final de la NBA. A lo largo de su paso por Atlanta, Boston y Filadelfia, había jugado 141 partidos de playoffs sin llegar a la final, más que cualquier otro jugador.

La efusión de emociones que mostró cuando los Celtics celebraron su título de conferencia reflejó cuánto significó para él. Pero también significó mucho para sus compañeros.

“Nadie se lo merece más que este tipo a mi derecha, justo aquí, hombre”, dijo Brown esa noche. “Su energía, su comportamiento, venir todos los días, ser un profesional, cuidar su cuerpo, ser un líder: estoy orgulloso de poder compartir este momento con un veterano, un mentor, un hermano, un tipo como Al Horford, hombre.

Los Celtics reclutaron a Brown en 2016, unas semanas antes de que Horford firmara un contrato de cuatro años con el equipo. El próximo verano, Boston seleccionó a Tatum No. 3 en general. Smart había sido seleccionado sexto en la general en 2014.

Horford pasó tres años con Boston, dos con Brown, Tatum y Smart, y los Celtics llegaron a las finales de conferencia dos veces y perdieron una vez en las semifinales de conferencia. Se rescindió del último año de su contrato en 2019 y se unió a los 76ers como agente libre.

En diciembre de 2020, los 76ers lo traspasaron al Oklahoma City Thunder, que apenas lo usó. En junio de 2021, Boston negoció con el Thunder para recuperarlo.

“Creo que todo sucede por una razón”, dijo Horford. “Este fue un momento para que ellos crecieran y también para mí. Yo obteniendo una perspectiva diferente y ahora apreciando aún más lo que tengo aquí”.

Cuando Brad Stevens, presidente de operaciones de baloncesto de los Celtics y anterior entrenador en jefe del equipo, llamó para contarle a Horford sobre el intercambio, Horford estaba en un automóvil con su familia. Todos empezaron a gritar de emoción.

“Creo que se siente como en casa para él”, dijo Anna Horford sobre Boston. “Este es el primer lugar en el que ha jugado donde sus hijos tenían la edad suficiente para darse cuenta de que estaban en los juegos. Ean era solo un bebé en Atlanta. Él yendo a la escuela aquí, haciendo amigos aquí, sus otros hijos también. Este fue el primer lugar en el que realmente se sintió como en casa toda una familia”.

El hogar es un concepto particularmente significativo para alguien tan transitorio como lo ha sido Horford.

En Santo Domingo, su madre, Arelis Reynoso, era periodista deportiva y ocasionalmente lo tomaba en funciones.

“Sentí que era realmente independiente desde muy joven allí”, dijo Horford. “Fue muy especial, ese tiempo con mi mamá”.

Se mudó a Michigan para cursar la escuela secundaria, luego fue a la universidad en Florida, donde ganó dos campeonatos nacionales con otros dos jugadores que tuvieron carreras notables en la NBA: Joakim Noah y Corey Brewer.

Los Hawks lo seleccionaron tercero en el draft de 2007, e hizo sus primeros cuatro de sus cinco equipos All-Star mientras jugaba en Atlanta.

Allí se plantaron las semillas de su dilatada carrera.

“Vi sus hábitos diarios”, dijo Kenny Atkinson, quien fue entrenador asistente de los Hawks mientras Horford jugaba allí. “Al va a ser como Nolan Ryan: va a jugar hasta los 45 años. Es tan impecable al respecto”.

Atkinson ayudó a Horford a desarrollar un juego de tiros de 3 puntos, lo que también ha ayudado a alargar su carrera en una liga que ha ido eliminando a los hombres grandes que no pueden lanzar.

Atkinson ahora es asistente de Golden State. Habló el día después de que Horford anotó 26 puntos e hizo seis triples en la victoria del Juego 1 de Boston sobre Golden State.

¿Qué piensa acerca de cómo ha persistido la carrera de Horford?

“Lo odio”, dijo Atkinson, inexpresivo. “Pero no me sorprende”.

En su regreso a Boston, Horford trató de compartir con sus compañeros más jóvenes los hábitos que había desarrollado con el tiempo. Estaban más que felices de aceptar el consejo.

“Cuando los veo hablar con Al, es casi como un maestro y un estudiante”, dijo Juwan Morgan, un alero de tercer año que firmó con Boston justo antes del final de la temporada regular. “Puedes ver el factor respeto. Cuando Al habla, todos se quedan en silencio, escuchando porque saben que es por el bien del equipo”.

Horford lo llamó un respeto mutuo.

“Tratar de ser un buen ejemplo para ellos”, dijo Horford. “Tratar de guiarlos y simplemente ayudarlos. Saben lo que hago: que quiero jugar de la manera correcta, hacer las cosas de la manera correcta en la cancha. Pero también fuera de la cancha haz las cosas de la manera correcta”.

Es el mismo lenguaje que usa Horford cuando habla de sus hermanos menores y las formas en que los ha guiado.

“Para mí, es importante ayudarlos de cualquier manera para que puedan prosperar en lo que elijan en la vida”, dijo Horford.

Parece estar transmitiendo esa mentalidad de cuidador a su hijo.

Ean es un niño gregario de 7 años con la cabeza llena de cabello negro y rizado. Le encanta el baloncesto y pasar el rato en el vestuario con los compañeros de trabajo de su padre. Después de los juegos 1 y 3 de las finales de la NBA, Al Horford tomó su mano y lo llevó al podio para que pudiera ser parte de la entrevista posterior al juego. Ean guiñó un ojo a la cámara después del Juego 1.

“Es una gran influencia para sus hermanas”, dijo Al. “Mi segunda, Alia, ahora también está más interesada en el baloncesto”.

A diferencia de su hermano, a Alia, de 5 años, no se le permitió asistir al Juego 3 porque la hora de inicio, las 9 p. m., hora del este, era demasiado tarde. Pero tenía tantas ganas de ir que hizo un dibujo de Al, su esposa Amelia Vega y Ean en el juego y lo dejó en la cama de su padre para que pudiera verlo cuando llegara a casa.

“Esta mañana me sentí mal. Yo estaba como, ‘Estarás en el Juego 4’”, dijo Al, riendo. “Así que eso significa que mi tercera, Ava, ella también estará en el juego. No hay forma de que ella pueda quedarse atrás”.

Horford ve mucho de sí mismo en su hijo, particularmente en sus habilidades de observación y fuego competitivo.

En Ean, también ve a un niño que ama la responsabilidad de ser un hermano mayor, ama proteger y enseñar a sus hermanos menores. Esa es otra cosa que comparte con su padre.