Donald Trump responde al relato de Ivanka Trump de que ella aceptó su derrota electoral

WASHINGTON — El expresidente Donald J. Trump, conocido desde hace mucho tiempo por distanciarse o descartar a los miembros del personal que lo contradecían mientras estaba en la Casa Blanca, descubrió un nuevo objetivo el viernes: su hija mayor.

La mañana después de que el comité de la Cámara de Representantes que investigaba el ataque al Capitolio del 6 de enero reprodujera el testimonio en video grabado de su hija, Ivanka Trump, en su audiencia pública en horario de máxima audiencia, Trump usó su sitio web de redes sociales para separarse de lo que ella había dicho. y decir que fue “desprotegida” durante los últimos días de su administración.

En el testimonio, la Sra. Trump dijo que estaba influenciada por una declaración del 1 de diciembre de 2020 de William P. Barr, entonces fiscal general, de que no hubo un fraude generalizado que hubiera alterado el resultado de las elecciones. Ella testificó que respetaba al Sr. Barr y “aceptaba lo que decía”.

“Ivanka Trump no participó en la observación o el estudio de los resultados de las elecciones”, escribió Trump en su sitio web de redes sociales, Truth Social, en uno de los ocho mensajes que publicó allí en respuesta a la audiencia. “Hace mucho que se había ido y, en mi opinión, solo estaba tratando de ser respetuosa con Bill Barr y su puesto como fiscal general (¡él apestaba!)”.

La Sra. Trump fue asesora principal en la Casa Blanca y continuó trabajando en la administración hasta el final. Sus colegas han recordado que ella estuvo entre los que instaron a los miembros del personal de la Casa Blanca la noche de las elecciones a “luchar”, incluso cuando quedó claro que su padre probablemente perdería. Su esposo, Jared Kushner, quien también fue asesor principal en la Casa Blanca, asistió a varias reuniones sobre estrategia poselectoral con una variedad de asesores políticos y del Ala Oeste, así como abogados como Rudolph W. Giuliani.

Rechazar los comentarios de su hija fue solo una de las formas en que Trump atacó la audiencia, la primera de una serie de sesiones que realizará el comité de la Cámara este mes.

Negó haber respondido con aprobación al “¡Cuelguen a Mike Pence!” cánticos gritados sobre el vicepresidente por algunos de los alborotadores en el Capitolio el 6 de enero, un relato compartido durante la audiencia por la representante Liz Cheney, republicana de Wyoming y vicepresidenta del panel.

“NUNCA dije, ni siquiera pensé en decir, ‘Cuelguen a Mike Pence’”, escribió Trump en el sitio de redes sociales. “¡Esta es una historia inventada por alguien que busca convertirse en una estrella, o NOTICIAS FALSAS!”

Cheney no dijo que había usado esas palabras, pero citó testimonios de que Trump había respondido a los cánticos diciendo que “quizás nuestros partidarios tengan la idea correcta” y que Pence “se lo merece”.

En otra publicación en el sitio, el Sr. Trump describió al comité como una “¡CAZA DE BRUJAS POLÍTICA, totalmente partidista!”. Y en otras dos publicaciones, atacó a Barr, llamándolo “cobarde”, “débil y asustado”, “estúpido” y “muy asustado de ser acusado”.