EE. UU. examina las prácticas cambiarias suizas

WASHINGTON — El Departamento del Tesoro dijo el viernes que le preocupaba que algunos de los socios comerciales de Estados Unidos estuvieran tomando medidas para debilitar sus monedas y obtener ventajas comerciales injustas contra Estados Unidos, pero se negó a etiquetar a ningún país como manipulador de divisas.

En su informe semestral de divisas, el Departamento del Tesoro señaló a Suiza, que en 2020 fue considerada un manipulador, como el peor infractor y dijo que estaba observando de cerca las prácticas cambiarias de Taiwán y Vietnam. Los funcionarios del Departamento del Tesoro han estado involucrados en un “compromiso bilateral mejorado” con los tres países en los últimos meses.

“La administración continúa abogando firmemente por que nuestros principales socios comerciales calibren cuidadosamente las herramientas de política para respaldar una recuperación global sólida y sostenible”, dijo la secretaria del Tesoro, Janet L. Yellen, en un comunicado. “Una recuperación global desigual no es una recuperación resiliente”.

Estados Unidos tiene tres conjuntos de umbrales que utiliza para determinar si un país está debilitando el valor de su moneda. Tiene amplia discreción para determinar si un país está manipulando el tipo de cambio entre su moneda y el dólar para obtener una ventaja competitiva en el comercio internacional.

Un gobierno puede suprimir el valor de su moneda vendiéndola en los mercados de divisas y acumulando dólares. Al deprimir el valor de su propia moneda, un país puede hacer que sus exportaciones sean más baratas y más competitivas para vender en los mercados globales.

La administración Trump etiquetó a Suiza y Vietnam como manipuladores de divisas en 2020, pero la administración Biden, en busca de un enfoque más diplomático, eliminó la designación.

Un funcionario del Tesoro dijo que Estados Unidos ha tenido conversaciones constructivas con Suiza durante el último año y señaló que su economía enfrenta factores inusuales porque es una economía europea pequeña y abierta con una moneda, el franco, que se considera un refugio seguro.

Se supone que las etiquetas de manipulación de moneda desencadenan conversaciones con los Estados Unidos y pueden incluir aportes del Fondo Monetario Internacional. Si no se resuelven las preocupaciones del Departamento del Tesoro, Estados Unidos podría imponer una serie de sanciones, incluidos aranceles.

Mark Sobel, presidente del Foro Oficial de Instituciones Monetarias y Financieras, señaló que el problema más apremiante en los mercados de divisas mundiales era la fortaleza del dólar.

“El verdadero problema en estos días es la fuerte apreciación del dólar, que claramente ha sido generada por las divergencias en la política monetaria entre una Fed más restrictiva y otras que son menos agresivas”, dijo Sobel. “Sería difícil culpar a otros”.

Estados Unidos agregó a Vietnam y Taiwán a sus “listas de monitoreo” de divisas, un conteo que incluye a China, Japón, Corea, Alemania, Italia, India, Malasia, Singapur, Tailandia y México.

El Departamento del Tesoro dijo que estaba observando de cerca las actividades cambiarias de los bancos estatales de China. Criticó a China por proporcionar una “transparencia muy limitada” sobre cómo administra su moneda.