El Departamento de Educación busca frenar el interés de los préstamos estudiantiles

El Departamento de Educación está preparando una serie de nuevas reglas para los préstamos estudiantiles federales que tienen como objetivo ampliar el acceso a varios programas de ayuda y deshacer los cambios realizados durante la administración Trump.

La medida de mayor alcance afectaría a casi todas las decenas de millones de personas con préstamos federales para estudiantes al limitar la capitalización de intereses, lo que agrega intereses no pagados al capital del prestatario, lo que aumenta el monto total adeudado. Según la propuesta de la administración de Biden, los intereses ya no se capitalizarían cuando un prestatario comience a pagar o no cumpla con un préstamo, así como en otras situaciones.

El Departamento de Educación también está planificando cambios en los programas de ayuda que benefician a los empleados que trabajan para el gobierno y en muchas organizaciones sin fines de lucro; prestatarios discapacitados; y personas que asistieron a escuelas que cerraron abruptamente o defraudaron a sus estudiantes. Los cambios para los estudiantes defraudados, en particular, revertirían las restricciones impuestas por Betsy DeVos, la secretaria de educación del presidente Donald J. Trump, quien intentó desmantelar el programa de ayuda.

“Estamos comprometidos a arreglar un sistema que no funciona”, dijo el secretario de Educación, Miguel A. Cardona. “Si un prestatario califica para el alivio de préstamos estudiantiles, no debería tomar montañas de papeleo o un título en derecho para obtenerlo”.

Los cambios propuestos estarán abiertos para comentarios públicos durante 30 días, luego de lo cual el departamento planea finalizarlos para que entren en vigencia en julio de 2023. Las propuestas incluyen:

  • Estándares más generosos para los prestatarios que buscan alivio en reclamos de fraude;

  • Una prohibición de acuerdos de arbitraje obligatorios que impidan que los prestatarios demanden a las escuelas que los engañaron;

  • Elegibilidad ampliada y requisitos simplificados para la condonación de préstamos para personas con discapacidades permanentes;

  • Una disposición que permitiría a los trabajadores del servicio público obtener crédito para la condonación de préstamos durante los meses en que sus préstamos fueron diferidos debido al tratamiento del cáncer, las dificultades económicas o el servicio en AmeriCorps, la Guardia Nacional o el Cuerpo de Paz.

El presidente Biden enfrenta una fuerte presión por parte de los prestatarios y los demócratas progresistas para reformar el sistema federal de préstamos para estudiantes de $1,6 billones.

Ha dicho que está considerando usar una acción ejecutiva para cumplir su promesa de campaña de eliminar $10,000 por prestatario en deuda, pero la alta inflación y las preocupaciones políticas lo han dejado receloso de hacerlo. El Sr. Biden prometió tomar una decisión antes de que expire la pausa en los pagos de préstamos, que se impuso para brindar alivio durante la pandemia. La pausa está programada para expirar el próximo mes.