El gobierno holandés activa la ‘alerta temprana’ debido a los recortes rusos en el gas

El gobierno holandés dijo el lunes que la restricción del suministro de gas a Europa por parte de Rusia lo llevó a declarar una etapa de “alerta temprana” de una crisis de gas natural, una medida que permitirá generar más energía eléctrica quemando carbón.

Las acciones de Rusia en los últimos días, principalmente la reducción de los flujos en aproximadamente un 60 por ciento a través del oleoducto Nord Stream 1 a Alemania, han ensombrecido notablemente el estado de ánimo en Europa sobre la energía. Los gobiernos y la industria en Europa ahora están convencidos de que Moscú planea usar el gas como arma política contra las economías europeas más grandes en los próximos meses. Esto significa que es probable que las principales naciones europeas, no solo un puñado como Bulgaria y Polonia, vean reducidos o cortados por completo los suministros de gas y necesiten tomar medidas para reducir su vulnerabilidad.

Ya se han cortado los flujos de gas no solo a Alemania sino a otros países, incluidos Italia y Francia, dicen analistas y funcionarios gubernamentales. El gobierno holandés dijo que hasta el momento “no había escasez aguda de gas” en los Países Bajos, pero que la disminución de los suministros “podría tener consecuencias”.

“Ahora vemos que el suministro total de gas de Rusia a Europa está disminuyendo rápidamente”, dijo el ministro de energía y clima, Rob Jetten, en un comunicado. El Sr. Jetten dijo que, sin tomar medidas, los Países Bajos y Europa, en general, no tendrían la garantía de poder llenar las instalaciones de almacenamiento de gas “suficientemente en preparación para el invierno”.

La mayoría de los países europeos acumulan reservas de gas en verano, cuando la demanda es baja, en preparación para el invierno, cuando el consumo de gas para calefacción se dispara. Las reservas insuficientes podrían conducir a precios más altos y aumentar la vulnerabilidad de Europa al chantaje ruso sobre la energía.

El gobierno holandés dijo que estaba tomando medidas inmediatas para frenar el consumo de gas. Estos incluyen el levantamiento de los límites en las centrales eléctricas de carbón hasta 2024. El gobierno también dijo que alentaría a los residentes y las empresas a ahorrar gas, incluso dando un incentivo financiero a los grandes usuarios industriales para que reduzcan su consumo.

Durante el fin de semana, el gobierno alemán tomó medidas similares con respecto al carbón, y Austria dijo que permitiría la conversión de una planta de energía a gas a carbón.

El gobierno holandés se resiste a algunas llamadas para aumentar la producción en el campo de gas de Groningen, un importante proveedor en el norte del país que las autoridades han programado cerrar debido a los terremotos provocados por la extracción del combustible. El gobierno parece estar tratando de mantener abiertas sus opciones en Groningen, que es operado por una empresa conjunta propiedad de Shell y Exxon Mobil.

El gobierno dijo en su comunicado que había decidido no cerrar “ningún pozo definitivamente este año” debido a lo que llamó “desarrollos geopolíticos inciertos”.