El rublo ruso sigue subiendo, alcanzando un máximo de siete años

El rublo consolidó su improbable estatus como la moneda de mejor desempeño del mundo, alcanzando nuevos máximos de varios años esta semana. Desde que colapsó en las semanas posteriores a la invasión rusa de Ucrania, que desencadenó amplias sanciones internacionales destinadas a paralizar la economía rusa, el rublo ha regresado con fuerza.

El martes, se negoció en su nivel más fuerte frente al dólar estadounidense desde junio de 2015. Ha ganado alrededor de un 35 por ciento en lo que va del año, superando a todas las monedas principales, y se ha más que duplicado desde su mínimo posterior a la invasión.

Aunque la economía de Rusia se ha mantenido mejor de lo que muchos esperaban, el panorama es sombrío, con una inflación de dos dígitos y la mayoría de los economistas pronosticando una profunda recesión. Pero los controles de capital impuestos por su banco central, incluidos los que obligaron a los exportadores a cambiar parte de sus ganancias en rublos, han aumentado la demanda de la moneda rusa.

Las mayores ganancias de las exportaciones de petróleo y gas, que han aumentado a medida que los precios suben y la demanda en Asia compensa los recortes en Europa, han mantenido elevado al rublo. Al mismo tiempo, las importaciones rusas han caído considerablemente, en parte como resultado de la salida de muchas empresas extranjeras de Rusia, que también respaldan al rublo.

A fines de febrero, después de la invasión, el rublo cayó a su nivel más débil frente al dólar, y el banco central de Rusia duplicó con creces las tasas de interés, al 20 por ciento, como parte de sus medidas para detener la salida de rublos de la economía. Desde entonces, se han aflojado algunas restricciones y las tasas se han reducido al 9,5 por ciento, donde estaban antes de la invasión. Pero el rublo continúa fortaleciéndose, lo que ayuda a aliviar la inflación pero también ejerce presión sobre el presupuesto de Rusia, que depende de las ventas de energía que a menudo están denominadas en dólares.