Goodyear retira del mercado llantas que, según el gobierno federal, tenían una alta tasa de fallas

Goodyear retiró voluntariamente más de 170,000 llantas fuera de producción que provocaron demandas alegando que habían causado accidentes que mataron o hirieron a personas, dijeron el martes funcionarios federales de transporte.

Los neumáticos, que se produjeron por última vez en 2003 y se vendieron para su uso en camiones y vehículos recreativos, “experimentaron una alta tasa de fallas en vehículos recreativos en comparación con neumáticos similares”, dijo la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras en un comunicado el martes, luego de el retiro de los neumáticos la semana pasada.

Cuando se instalaron en algunas casas rodantes, eran propensos a “separaciones de la banda de rodadura y otras fallas”, según el informe del retiro. “Las separaciones de la banda de rodadura pueden provocar la pérdida de control del vehículo, lo que aumenta el riesgo de choque”.

Debido a que los neumáticos se descontinuaron hace casi dos décadas, la agencia de seguridad dijo que no sabía cuántos permanecían en circulación, pero advirtió que algunos propietarios de vehículos recreativos aún pueden tener los neumáticos en su vehículo o reservarlos como repuestos.

En la declaración del martes, la agencia de seguridad instó a “cualquiera que posea, alquile o use un RV o camión con llantas de 22,5 pulgadas a asegurarse de que estos neumáticos no estén en uso en su vehículo”. El retiro, agregó, se aplica específicamente a los neumáticos G159 tamaño 275/70R22.5, que se encuentran comúnmente en vehículos recreativos.

En un comunicado en su sitio web, Goodyear sostuvo que no había “ningún defecto de seguridad” en el neumático.

La compañía inició el retiro voluntario, dijo, para “abordar los riesgos que se demostró que ocurren cuando la llanta se usó en una condición desinflada o sobrecargada” en casas rodantes específicas. La responsabilidad de comunicar los estándares de carga apropiados a los conductores, agregó la compañía, era de los fabricantes de vehículos recreativos.

“No hemos recibido un reclamo por lesiones relacionado con el uso de la llanta en una casa rodante Clase A en más de 14 años”, dijo Goodyear, y agregó que la llanta había cumplido constantemente con sus “exigentes estándares de seguridad”.

De los neumáticos, agregó que, “pocos, si es que queda alguno, quedan en la carretera”.

El retiro siguió a años de batallas legales contra la compañía de neumáticos, con muchos de los documentos de esos casos sellados.

Pero en 2017, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras abrió una investigación sobre las fallas de la llanta con base en información obtenida de ese litigio, que afirmaba que las llantas, cuando se instalaron en algunas casas rodantes, habían fallado, causando muertes o lesiones personales.

De 1998 a 2015, un total de 95 personas murieron o resultaron heridas en choques como resultado de llantas defectuosas, según afirmaciones revisadas por la agencia de seguridad.

El tamaño específico del neumático G159 estaba diseñado para usarse en camiones de reparto del centro de la ciudad, pero en cambio se vendió e instaló en vehículos recreativos grandes, que viajan durante períodos más largos, y en carreteras a velocidades mucho más altas.

“En esta aplicación”, escribió la agencia de seguridad en sus hallazgos, “el neumático experimentó separaciones catastróficas de la banda de rodadura y reventones”.

Goodyear sabía que los neumáticos no resistirían este tipo de uso, según la agencia de seguridad.

El 22 de febrero, envió una carta a Goodyear solicitando que la empresa retirara el neumático. El 8 de marzo, Goodyear rechazó esa solicitud, agregó la agencia. Pero desde entonces la compañía ha realizado un retiro del mercado, dijo la agencia.

La agencia de seguridad instó a los conductores con los neumáticos a obtener un reemplazo gratuito, disponible en algunos distribuidores de Goodyear. La compañía también ofrece $500 a cambio de llantas impactadas que no hayan sido instaladas en un RV, dijo la agencia.

Michael Brooks, director ejecutivo interino del Center for Auto Safety, un grupo de defensa del consumidor sin fines de lucro, dijo que el retiro fue un primer paso importante para responsabilizar a Goodyear.

“Esto fue esencialmente un encubrimiento exitoso hasta ahora”, dijo Brooks, y agregó que el gobierno y el sistema legal habían fallado durante mucho tiempo en proteger al público estadounidense de los riesgos de seguridad que planteaban los neumáticos, y que esperaba que el retiro pudiera estimular más sanciones civiles y penales.

“Han negado continuamente su responsabilidad”, dijo sobre Goodyear. “Ha tardado tanto que ya no podemos localizar las piezas defectuosas”.