Jefe de campaña de Trump encabezará audiencia del 6 de enero sobre mentiras electorales

WASHINGTON — El comité de la Cámara de Representantes que investiga el ataque al Capitolio del 6 de enero de 2021 planea usar el testimonio del propio director de campaña del expresidente Donald J. Trump en su contra el lunes, ya que presenta evidencia de que Trump a sabiendas difundió la mentira de que le robaron las elecciones de 2020 en un intento de revertir su derrota.

El comité planea llamar a Bill Stepien, el presidente final de la campaña de Trump, a quien se espera que cuente lo que la campaña y el expresidente mismo sabían sobre sus afirmaciones ficticias de fraude electoral generalizado. Esos reclamos serán el foco de la segunda de una serie de audiencias que el panel realizará este mes para revelar los hallazgos de su extensa investigación.

Después de una explosiva primera audiencia la semana pasada en horario de máxima audiencia, los líderes del comité tienen como objetivo mantener un flujo constante de revelaciones sobre la magnitud del complot de Trump para anular las elecciones y cómo sembró las semillas del violento asedio al Capitolio. por sus seguidores el año pasado.

El lunes, planean describir el origen y la difusión de las mentiras electorales de Trump, incluida la negativa del expresidente a escuchar a los asesores que le dijeron que había perdido y que no había evidencia de irregularidades generalizadas que pudieran cambiar el resultado. Luego planean demostrar el caos que esas falsedades causaron en varios estados, lo que finalmente resultó en el motín.

Un segundo panel de testigos incluirá a Byung J. Pak, un ex fiscal federal en Atlanta que renunció abruptamente después de negarse a decir que se había encontrado un fraude electoral generalizado en Georgia.

Según un memorando interno hecho público como parte de un caso judicial, la campaña de Trump sabía desde noviembre que sus extravagantes afirmaciones de fraude eran falsas. La semana pasada, el panel mostró testimonios grabados en video de sus principales asesores e incluso del fiscal general en ese momento, William P. Barr, diciendo que se lo habían dicho a Trump y a los altos funcionarios de la Casa Blanca.

Stepien estuvo presente en conversaciones clave sobre lo que mostraban los datos sobre las posibilidades de Trump de tener éxito en un esfuerzo por ganar estados indecisos, a partir de la noche de las elecciones. Formó parte de una reunión con el Sr. Trump el 7 de noviembre de 2020, justo después de que las cadenas de televisión llamaran a elección a favor del presidente Joseph R. Biden Jr., en la que le dijo al Sr. Trump sobre las probabilidades extremadamente bajas. de éxito con sus desafíos.

Trump, impulsado por su abogado, Rudolph W. Giuliani, quería seguir adelante de todos modos.

Stepien, que rara vez habla en público, comparece bajo citación, lo que genera dudas sobre cuán dispuesto estará como testigo contra Trump.

El Sr. Stepien actualmente se desempeña como asesor de Harriet Hageman, una republicana respaldada por el Sr. Trump que está desafiando en las primarias a la representante Liz Cheney, republicana de Wyoming y vicepresidenta del panel, estableciendo una dinámica potencialmente antagónica para su interrogatorio sobre Lunes.

El comité del 6 de enero sugirió en una carta enviada al Sr. Stepien que tenía pruebas de que él sabía que la campaña estaba recaudando dinero haciendo afirmaciones falsas sobre el fraude electoral.

“Como gerente de la campaña de reelección de Trump 2020, usted supervisó todos los aspectos de la campaña”, decía la carta. “Luego, usted supervisó la conversión de la campaña presidencial de Trump en un esfuerzo centrado en el mensaje ‘Stop the Steal’ y la recaudación de fondos relacionada. Ese mensaje incluía la promoción de ciertas afirmaciones falsas relacionadas con las máquinas de votación a pesar de un memorando interno de campaña en el que el personal de la campaña determinó que tales afirmaciones eran falsas”.

Stepien aparecerá junto a Chris Stirewalt, el exeditor político de Fox News que fue despedido después de convocar correctamente las elecciones presidenciales de 2020 en Arizona para Biden, una medida que enfureció a Trump.

La segunda parte de la audiencia se centrará en las repercusiones de las afirmaciones falsas de Trump en todo el país, particularmente en los estados competitivos. Junto con Pak, quien renunció después de enterarse de que Trump quería despedirlo por rechazar las afirmaciones de fraude electoral desenfrenado en Georgia, el panel tiene previsto escuchar a Al Schmidt, un excomisionado republicano de la ciudad de Filadelfia que también se enfrentó a Las mentiras del Sr. Trump. Benjamin Ginsberg, un abogado electoral republicano que se desempeñó como asesor nacional de la campaña presidencial de George W. Bush y desempeñó un papel central en el recuento de Florida de 2000, también está programado para comparecer.

La lista de testigos del lunes sugiere que el comité quiere registrar el impacto que tuvieron las mentiras de Trump en los medios conservadores y en varios estados, además de contrastar la naturaleza infundada de las afirmaciones de Trump con los desafíos legales legítimos de las campañas republicanas del pasado.

Poco después de las elecciones, mientras aún se estaban contando los votos, el principal experto en datos de la campaña de reelección de Trump le dijo sin rodeos que iba a perder.

En las semanas que siguieron, mientras Trump seguía insistiendo en que había ganado, un alto funcionario del Departamento de Justicia le dijo en repetidas ocasiones que sus afirmaciones de fraude electoral generalizado carecían de fundamento y, en última instancia, le advirtieron que “dañarían al país”.

El principal abogado de la Casa Blanca se hizo eco de esas preocupaciones, quien le dijo al presidente que entraría en un “pacto de asesinato-suicidio” si continuaba con sus planes extremos para tratar de invalidar los resultados de las elecciones de 2020.

La semana pasada, el panel del 6 de enero reprodujo un video de una entrevista en la que Barr testificaba que sabía que las afirmaciones del presidente eran falsas y se lo dijo en tres ocasiones.

“Le dije al presidente que era una tontería”, se escucha a Barr decir a los investigadores del comité. “No quería ser parte de eso”.

Los miembros del comité hicieron una vista previa de algunas de las pruebas que planean presentar en la audiencia del lunes durante las entrevistas televisivas del domingo.

“Varias personas le dijeron al expresidente Trump, debería haber sido muy claro, que no había evidencia que mostrara que las elecciones fueron robadas, y él ignoró eso”, dijo la representante Elaine Luria, demócrata de Virginia y miembro del comité. en “Meet The Press” de NBC.

El representante Adam Kinzinger, republicano de Illinois, trazó un contraste entre los allegados a Trump que le dijeron la verdad y la “gente del sí” que alentó su fantasía de elecciones robadas para complacerlo.

“Si realmente crees que robaron las elecciones, entonces si el presidente realmente creyó eso, no es mentalmente capaz de ser presidente”, dijo Kinzinger en “Face The Nation” de CBS, y agregó: “Creo que no lo creyó. . Creo que la gente a su alrededor no lo creía. Se trataba de mantener el poder contra la voluntad del pueblo estadounidense”.