La liquidación global de acciones continúa a medida que aumentan las preocupaciones económicas

La liquidación de acciones continuó en toda la región de Asia-Pacífico el martes a medida que aumentaban los temores de una recesión en los Estados Unidos y una desaceleración de la economía mundial.

El índice Nikkei de Japón cayó un 1,7 por ciento en las operaciones de la tarde, mientras que el Índice Compuesto de Shanghái de China bajó un 0,5 por ciento. En Australia, el índice bursátil clave cayó alrededor de un 4 por ciento, a sus niveles más bajos en dos años.

Las caídas del mercado siguieron a la debilidad en los Estados Unidos, donde las acciones perdieron un 3,9 por ciento el lunes para cerrar en territorio de mercado bajista. Después de alcanzar un máximo histórico en enero, el S&P 500 ha caído más del 20 por ciento, el séptimo mercado bajista en los últimos 50 años.

Los mercados se han visto sacudidos por las amplias preocupaciones geopolíticas y las presiones inflacionarias. En Estados Unidos, a los inversionistas les preocupa que el aumento de los precios pueda desencadenar el mayor aumento de la tasa de interés por parte de la Reserva Federal desde 1994.

La pregunta para los mercados, dijo Bruce Pang, analista con sede en Hong Kong de China Renaissance Securities, es si la Fed puede lograr el equilibrio adecuado entre frenar la inflación galopante y no aplicar los frenos de manera demasiado agresiva a la economía estadounidense. “Los inversores simplemente están reevaluando el riesgo global”, dijo el Sr. Pang. “Quieren ir a lo seguro”.

Los problemas económicos se han visto agravados por la invasión rusa de Ucrania. La guerra ha tensado aún más una cadena de suministro global ya estirada al tiempo que pesa sobre los suministros mundiales de alimentos y petróleo. A medida que aumenta la inflación, los bancos centrales de todo el mundo se han movilizado para aumentar las tasas.

China también está complicando el panorama mundial. A medida que el gobierno chino persigue obstinadamente una estrategia de cero covid, los cierres y restricciones resultantes han frenado el crecimiento. Los funcionarios chinos están cada vez más preocupados por el estado de la economía, lo que plantea dudas de que el país alcance sus objetivos de crecimiento.

Dado el torbellino de preocupaciones, los economistas han estado recortando rápidamente sus estimaciones de crecimiento global. El Banco Mundial emitió una sombría advertencia la semana pasada, diciendo que la recesión será difícil de evitar para muchos países.

El lunes, la firma de calificación crediticia Fitch recortó su pronóstico para 2022 del producto interno bruto mundial, o PIB, al 2,9 por ciento, desde una estimación de marzo del 3,5 por ciento.

Citó preocupaciones sobre la política monetaria “restrictiva” y la inflación, y señaló que las interrupciones del suministro de la guerra entre Rusia y Ucrania están teniendo un “impacto en la inflación europea más rápido de lo esperado”. También recortó las proyecciones de crecimiento para China porque no esperaba que la economía se recuperara rápidamente mientras el gobierno siguiera comprometido con la política de cero covid.