La producción de petróleo de Rusia aumentó el mes pasado, a pesar de las sanciones

Rusia continúa encontrando compradores para su petróleo a pesar de las sanciones occidentales.

Aunque la producción cayó inmediatamente después de la invasión rusa de Ucrania, tocó fondo e incluso aumentó ligeramente recientemente. En mayo, la producción rusa de petróleo crudo y líquidos relacionados aumentó marginalmente, en unos 130.000 barriles por día desde abril a 10,55 millones de barriles por día, según la Agencia Internacional de Energía.

El informe mensual del mercado petrolero de la agencia, publicado el miércoles, describe un mundo de países consumidores de petróleo en una situación difícil. Estados Unidos, la Unión Europea y otras naciones quieren exprimir a Rusia, negándole los ingresos del petróleo y el gas para alimentar su guerra en Ucrania.

Hasta ahora, este esfuerzo parece estar fallando. La agencia estima que Rusia ganó 20.000 millones de dólares en mayo por las ventas de petróleo, un aumento de 1.700 millones de dólares desde abril, en parte impulsado por los altos precios.

Los precios mundiales del petróleo ya son altos —los futuros del crudo Brent rondan los $120 el barril, casi el doble del precio de hace un año— y los precios del diésel y otros productos refinados son aún más altos, y las cosas podrían empeorar. Si las sanciones a Rusia se endurecen, “el suministro mundial de petróleo puede tener dificultades para mantener el ritmo de la demanda” en 2023, advirtió la agencia.

En general, la producción rusa ha bajado 850.000 barriles por día, alrededor del 7,5 por ciento, desde antes de la invasión de Ucrania, pero la industria del país ha logrado bombear más rápido de lo que muchos analistas esperaban.

India está haciendo todo lo posible para rescatar a Rusia. Moscú exportó un millón de barriles de petróleo por día a India en abril y 900.000 por día en mayo, un gran aumento con respecto al promedio de 100.000 barriles por día para 2021. China, tradicionalmente un gran comprador de crudo ruso, también ha comprado más Petróleo ruso, al igual que Turquía, dijo la agencia.

Estos aumentos, así como los precios más altos, están ayudando a compensar una modesta caída de medio millón de barriles por día de las exportaciones rusas de petróleo y productos derivados a la Unión Europea desde los niveles anteriores a la guerra, a 3,4 millones de barriles por día en mayo. Estados Unidos también ha recortado las importaciones rusas.

El grupo de pronóstico con sede en París ahora dice que espera que la producción rusa disminuya en casi tres millones de barriles por día, o más del 25 por ciento, para principios de 2023 a medida que el reciente embargo impuesto por la Unión Europea se endurece gradualmente. Este pronóstico representa un gran retroceso con respecto al informe del mes pasado, en el que la agencia dijo que la producción rusa podría caer en esa cantidad en julio.