Lo que debe saber sobre los mercados bajistas.

Los mercados bajistas, o cuando las acciones caen al menos un 20 por ciento desde sus picos más recientes, son relativamente raros y señalan que los inversores ven la economía con gran pesimismo.

Ha habido varios casos de mercados casi bajistas en las últimas décadas, y tan recientemente como el 20 de mayo, el S&P 500 se sumergió en territorio de mercado bajista por la tarde, pero repuntó antes del cierre.

El último mercado bajista, que ocurrió a principios de 2020 cuando el coronavirus se propagó y provocó cierres globales generalizados, fue el más breve registrado. Las acciones perdieron un tercio de su valor en 33 días ese año. Pero la recuperación fue relativamente rápida y los mercados recuperaron las pérdidas en seis meses.

Ahora, mientras la Reserva Federal aumenta las tasas de interés para hacer frente a la inflación más rápida en décadas, existe la preocupación entre los inversores de que las medidas provoquen una contracción de la economía. Las recesiones a menudo han seguido a los mercados bajistas, pero una no necesariamente causa la otra.

Uno de los tres mercados bajistas en la década de 1960 precedió a una recesión. La economía había crecido sólidamente durante gran parte de la década, y las intervenciones de la Fed destinadas a controlar la inflación ayudaron a provocar dos caídas del mercado.

A principios de la década de 2000, las acciones comenzaron a caer y la economía se desaceleró cuando estalló la burbuja de las puntocom. Luego vinieron los ataques del 11 de septiembre. Un período de recesión después de esos eventos duró ocho meses.

Luego, en 2008 y 2009, la crisis financiera y el mercado bajista llevaron a la recesión más profunda en la economía estadounidense desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Si bien los mercados bursátiles no son indicadores de una actividad económica amplia, a menudo se han producido caídas pronunciadas en el mercado bursátil al mismo tiempo que recesiones en la economía.

En el caso actual, hay áreas de la economía que lo están haciendo mejor que en momentos anteriores del mercado bajista.

Entre los puntos brillantes de la economía: el desempleo se acerca a la tasa más baja en décadas, y la economía ha recuperado casi el 95 por ciento de los 22 millones de empleos perdidos en el punto álgido de los cierres por la pandemia. Y la vivienda sigue siendo fuerte, aunque el aumento de las tasas hipotecarias ha comenzado a frenar la actividad.