Los republicanos intentan socavar al Comité del 6 de enero con afirmaciones inexactas

Horas antes de que el comité de la Cámara que investiga los disturbios en el Capitolio abra sus audiencias públicas, los legisladores republicanos intentaron presentar el panel como ilegítimo. En conferencia de prensa, denunciaron con afirmaciones inexactas la conformación del comité, su trabajo y la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi. Aquí hay una verificación de hechos.

Lo que fue dicho

“Ha sido atrapado alterando evidencia, incluidos los mensajes de texto de nuestro miembro de rango Jim Jordan”. — El representante Kevin McCarthy, republicano de California, en una conferencia de prensa el jueves.

Esto es exagerado. Esta fue una referencia a un mensaje de texto presentado en una reunión del comité selecto que investiga los disturbios del 6 de enero. El texto no se presentó en su totalidad, pero no se modificaron palabras.

Durante la reunión, el representante Adam B. Schiff, demócrata de California, leyó y presentó un texto que un legislador anónimo le había enviado al Sr. Meadows: “El 6 de enero de 2021, el vicepresidente Mike Pence, como presidente del Senado, debería llamar eliminar todos los votos electorales que él cree que son inconstitucionales como ningún voto electoral”.

El Sr. Schiff luego argumentó que el mensaje de texto ilustraba por qué era “tan crítico” continuar interrogando al Sr. Meadows.

Unos días después, la publicación conservadora The Federalist informó que el texto procedía del representante Jim Jordan, republicano de Ohio, quien se lo había remitido al Sr. Meadows; el mensaje provino originalmente de un abogado que afirmaba que el vicepresidente tenía la autoridad legal para descertificar los votos.

El texto completo decía: “El 6 de enero de 2021, el vicepresidente Mike Pence, como presidente del Senado, debe anular todos los votos electorales que crea que son inconstitucionales como ningún voto electoral, de acuerdo con la orientación del padre fundador. Alexander Hamilton y la precedencia judicial. ‘Ningún acto legislativo’, escribió Alexander Hamilton en Federalist No. 78, ‘contrario a la Constitución, puede ser válido’. El tribunal en Hubbard v. Lowe reforzó esta verdad: ‘Que un estatuto inconstitucional no es una ley en absoluto es una proposición que ya no está abierta a discusión’. 226 F. 135, 137 (SDNY 1915), apelación desestimada, 242 US 654 (1916). Siguiendo esta lógica, un elector designado inconstitucionalmente, como un estatuto promulgado inconstitucionalmente, no es elector en absoluto”.

Un portavoz del comité reconoció haber truncado el texto y se disculpó por hacerlo.

Lo que fue dicho

“Ella rechazó las selecciones de minorías para estar en el comité. Eso va en contra de 232 años de tradición en esta Cámara. Rechazas a la minoría para tener voz en el comité”. — Sr. McCarthy

Falso. Siete demócratas y dos republicanos forman parte del comité selecto, contrariamente a la afirmación de McCarthy de que es totalmente partidista. Además, el Sr. McCarthy está omitiendo el hecho de que él es en parte responsable de la pequeña cantidad de republicanos que participan. Su evocación de una tradición de dos siglos de participación de las minorías también es incorrecta.

La Cámara aprobó una resolución que creó el comité selecto en junio de 2021, otorgando a la Sra. Pelosi el poder de nombrar a ocho miembros y al Sr. McCarthy a cinco. Unas semanas más tarde, el Sr. McCarthy nombró al Representante Jim Banks de Indiana como miembro de mayor rango, así como al Sr. Jordan y a los Representantes Rodney Davis de Illinois, Kelly Armstrong de Dakota del Norte y Troy Nehls de Texas.

Pelosi rechazó a Banks y Jordan, argumentando que los dos vociferantes partidarios de Trump podrían afectar “la integridad de la investigación”, pero aceptó la participación de los otros tres republicanos. En respuesta, McCarthy dijo que los republicanos no participarían en absoluto a menos que se permitiera que Jordan y Banks se unieran al comité.

Posteriormente, Pelosi nombró a dos republicanos críticos con Trump, los representantes Liz Cheney de Wyoming y Adam Kinzinger de Illinois.

Además, McCarthy se equivocó al decir que Pelosi rompió con una tradición de dos siglos al rechazar dos de sus selecciones. De hecho, el orador nombró a los miembros y líderes de los comités hasta 1911, y el orador “conservó la autoridad” para nombrar a los miembros de los comités selectos, según una guía de los parlamentarios de la Cámara.

En otras palabras, el partido minoritario no tuvo ningún papel en el proceso de designación durante la mayor parte de la historia estadounidense, dijo Joshua C. Huder, investigador principal y experto en procedimientos e historia del Congreso en la Universidad de Georgetown. Después de 1911, ha sido poco común que el partido mayoritario niegue las elecciones del partido minoritario, pero el Sr. Huder dijo: “Sé con certeza que han usado el peso político informal para limitar a quién selecciona la minoría”.

Lo que fue dicho

“¿Estuvo involucrada la presidenta Pelosi en la decisión de retrasar la asistencia de la Guardia Nacional el 6 de enero? Esas son preguntas serias y reales que este comité se niega incluso a hacer. La presidenta Pelosi no quiere responder esas preguntas porque sabe que las respuestas a esas preguntas dejan un rastro de migas de pan hasta su oficina, lo que subraya su negligencia, su falta de liderazgo como presidenta de la Cámara”. — Sr. Banks, en la misma conferencia de prensa

Esto es engañoso. Durante más de un año, los comentaristas republicanos y conservadores han culpado repetida y engañosamente a la Sra. Pelosi por la demora en el despliegue de la Guardia Nacional en el Capitolio el 6 de enero.

No hay evidencia de que la oficina de la Sra. Pelosi haya rechazado una solicitud para desplegar la Guardia Nacional, o incluso haya jugado un papel en las demoras en la aprobación. La decisión recae en la Junta de Policía del Capitolio, que incluye al sargento de armas de la Cámara y el Senado y al Arquitecto del Capitolio.

Un informe de dos comités bipartidistas del Senado que investigan el ataque del 6 de enero atribuyó demoras en solicitar a la Guardia Nacional “procesos opacos”. Señaló que los miembros de la Junta de Policía del Capitolio no estaban familiarizados con el proceso de aprobación y dieron versiones contradictorias de cuándo se solicitó asistencia por primera vez.