Un tope en el precio del petróleo ruso viene con muchas preguntas.

Los líderes del Grupo de las 7 naciones reunidos en Alemania, que buscan una nueva forma de estrangular las finanzas de Rusia y limitar el daño a las economías occidentales, están discutiendo la imposición de un techo en el precio pagado por el petróleo ruso.

Los detalles del plan aún se están discutiendo, pero la idea es limitar cuánto puede ganar Rusia con el petróleo que vende mientras mantiene los mercados bien abastecidos.

Se está considerando un tope de precios porque, a pesar de las sanciones impuestas por Occidente después de la invasión rusa de Ucrania, Moscú todavía obtiene ingresos sustanciales del petróleo, ya que países como China e India compran petróleo ruso, que Moscú ha estado vendiendo con un descuento significativo.

Si bien la producción rusa ha disminuido alrededor de un 8 por ciento desde que comenzó la guerra, los precios han aumentado, generando un suministro constante de efectivo para apoyar al gobierno y ayudándolo a financiar su esfuerzo bélico. Reducir ese flujo de ingresos es un objetivo en la conferencia del G7.

Pero no está claro exactamente cómo funcionarían los topes de precios y qué países los aceptarían. Y los analistas se muestran escépticos de que los topes reduzcan el precio del petróleo, que es más probable que esté determinado por la oferta y la demanda mundial.