Una caravana de migrantes se dirige hacia la frontera de EE.UU.

Miles de migrantes partieron desde el sur de México la semana pasada en una de las caravanas más grandes que buscan llegar a Estados Unidos en los últimos años. El movimiento de masas coincidió con una reunión reciente en Los Ángeles de líderes del hemisferio occidental, donde la migración fue un tema clave.

Aunque las caravanas de migrantes se han convertido en un fenómeno común y las autoridades suelen disolverlas mucho antes de que lleguen a la frontera sur de Estados Unidos, la última marcha de unas 6.000 personas que caminaban por las carreteras mexicanas ha llamado mucho la atención internacional.

Muchos de los migrantes procedían de Venezuela y ya habían recorrido cientos de kilómetros a través de la jungla y múltiples fronteras antes de llegar a México. Una vez en México, generalmente se requiere que un migrante permanezca en la ciudad sureña de Tapachula hasta que las autoridades mexicanas le otorguen una visa humanitaria para viajar más lejos, un proceso que puede llevar meses.

“Tapachula se ha convertido en una gigantesca cárcel de migrantes”, dijo Luis García Villagrán, vocero de la caravana. “Las autoridades mexicanas tienen un nudo, un cerco burocrático, un muro burocrático, obviamente bajo presión de Estados Unidos”.

En lugar de languidecer en Tapachula, algunos migrantes pagan a los traficantes de personas, muchos de los cuales tienen vínculos con el crimen organizado, o sobornan a los funcionarios de inmigración para acelerar el proceso, dijo García en una entrevista telefónica.

Aún otros intentan eludir el proceso de visa mexicana y unirse a los grupos que se dirigen al norte, dijo, creyendo que su gran número dificultará que las autoridades mexicanas detengan su avance.

Una vocera del Instituto Nacional de Migración de México dijo que se están haciendo esfuerzos para proporcionar a los migrantes trámites legales en Tapachula.

“Buena parte de los que integran la caravana ya tienen documentación”, dijo la vocera, Natalia Gómez Quintero.

Aún así, la Guardia Nacional de México, como se muestra en la foto a continuación, a menudo se envía para detener el flujo de migrantes hacia el norte.

Las historias de maltrato a los migrantes están muy extendidas. Un informe de Human Rights Watch publicado la semana pasada encontró que “los migrantes y solicitantes de asilo que ingresan a México a través de su frontera sur enfrentan abusos y luchan por obtener protección o estatus legal”.

El año pasado, México detuvo a más de 300.000 migrantes, la cifra más alta registrada, según Human Rights Watch, mientras que más de 130.000 personas solicitaron asilo en el país. Tales números han “abrumado” el sistema de asilo de México, según el informe.

La presencia de muchos venezolanos en la caravana sigue a un cambio en la política de México hacia los migrantes de la nación sudamericana, que se ha visto consumida por las crisis políticas y económicas. Desde enero, los venezolanos necesitan visas para ingresar a México, una regla que muchos intentan eludir cruzando en grandes grupos en las fronteras terrestres en lugar de volar.

Abajo, Rusbeli Martínez empuja un carrito de compras junto a su hijo y otros familiares. Después de salir de Venezuela hace años, la familia había estado viviendo en Colombia, donde viven aproximadamente 1,7 millones de venezolanos. Pero en Colombia, dijo, encontraron una dura acogida y poco trabajo.

“Vivíamos en un área con mucha delincuencia; nos amenazaron con que nos fuéramos”, dijo la Sra. Martínez. “De lo contrario, incendiarían la casa”.

Muchos venezolanos que buscan una existencia mejor han tomado una ruta difícil por tierra, que incluye atravesar a pie el Tapón del Darién, un tramo de selva traicionero y sin caminos en el este de Panamá y el noroeste de Colombia. En los primeros cinco meses del año, más de 32.000 migrantes, incluidos más de 16.000 venezolanos, han cruzado, según el Servicio Nacional de Migración de Panamá.

Eduardo Colmenares Pérez, un migrante venezolano que cruzó la brecha con su hijo y su esposa embarazada, dijo que los bandidos les robaron todas sus pertenencias. “Nos dejaron sin dinero, sin comida, sin ropa, sin nada”.

Los hombres jóvenes constituyen un gran número de personas en la caravana, pero también hay muchas familias con niños. En el grupo viajaban unos 3.000 menores, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. Abajo, en un parque de la localidad de Álvaro Obregón, un niño jugaba, mientras otros jóvenes cantaban.

La mayoría de los integrantes de la caravana son pobres y esperan mejores oportunidades en los Estados Unidos. Pero algunos también huyen de la violencia y la persecución, incluido un grupo de migrantes LGBTQ que describieron la discriminación que enfrentaron en Venezuela y en el camino.

Abajo, Maiquel Tejada, Yeider Rodríguez y Jesús Rangel reunidos durante un receso en el recorrido de la caravana. “En Venezuela, y en los barrios de Caracas, no somos aceptados”, dijo Rodríguez, centro. “Tenemos que reprimirnos, pretender ser algo que no somos”.

Otros dijeron que enfrentaron persecución por ser forasteros. Yuliet Mora y su familia salieron de Venezuela y se mudaron a Colombia y luego a Perú. Pero ella dijo que se vieron obligados a irse debido a la xenofobia. En la primera foto a continuación, la Sra. Mora se sienta debajo de una carpa improvisada en Álvaro Obregón.

Roselys Guetiérrez y María Gómez, en la segunda foto de abajo, son venezolanas que vivían en Colombia, pero se fueron después de que dijeron que las agredieron por tomarse de la mano en la calle en Bogotá.

“Decidimos atravesar la jungla; fue bastante difícil”, dijo la Sra. Gutiérrez. “Estoy bastante traumatizado por todo lo que viví en la selva, todo lo que vivimos. Pero gracias a Dios estoy aquí esperando algo mejor”.

Algunos migrantes decidieron abandonar la caravana luego de que funcionarios de inmigración mexicanos en la localidad de Huixtla, en el estado de Chiapas, les otorgaran permisos temporales que les permiten transitar libremente por el país hacia la frontera durante 30 días, según García, el vocero de la caravana. Otros inmigrantes decidieron dejar la caravana por completo, exhaustos por una caminata que generalmente significa caminar millas todos los días, a menudo bajo un sol abrasador o lluvias torrenciales.

México está plagado de peligros, particularmente de grupos criminales organizados que secuestran a migrantes y los retienen para pedir rescate, a menudo pagado por familiares en los Estados Unidos. La caravana ofrece cierta seguridad en número, pero se sabe que las autoridades mexicanas dispersan las caravanas por la fuerza.

Abajo, migrantes venezolanos se pararon en el techo de un centro de detención de inmigrantes en Tapachula luego de un levantamiento que, según los migrantes, fue causado por malas condiciones sanitarias, falta de alimentos, hacinamiento y demoras en el proceso de migración y asilo.

“No somos delincuentes”, dijo una migrante, Valentina Alfonso, a la izquierda, en la segunda foto a continuación. Dijo que su tío había estado detenido por las autoridades mexicanas durante varios días. “Somos profesionales, tenemos nuestras carreras, nuestros estudios”, dijo la Sra. Alfonso. “Esto es inhumano”.

Con temperaturas que pueden alcanzar los 100 grados, la caravana suele partir mucho antes del amanecer. Abajo, un migrante venezolano empuja a otro migrante en silla de ruedas mientras la caravana viaja durante la noche.

El Sr. Colmenares, que había estado en México durante cinco días después de atravesar el Tapón del Darién, a menudo ha tenido que depender de la generosidad de sus compañeros migrantes para obtener alimentos.

“Me siento enfurecido, impotente, porque tuve que abandonar mi país”, dijo.

A pesar de las dificultades, el Sr. Colmares dijo que solo pensaba en el camino a seguir. “Lo que me motiva a seguir caminando es buscar mi sueño americano”, dijo. “Para darle a mi hijo un futuro mejor”.

Bryan Avelar reportaje contribuido.